Carlos Braco comenzó a fabricar sus arcos y flechas allá por el año 1964, sin saber que la arquería se practicaba antes en otros países hacía varios años ya.

Fue así cuando a los 16 años comenzó a practicar la arquería solo a los costados de la autopista panamericana o en el fondo de su casa.

Esta inusual y pintoresca actividad llamó la atención de sus amigos quienes le pidieron que les fabricara a cada uno de ellos un arco para poder formar así un pequeño grupo de no más de 6 ó 7 arqueros.

En un principio los arcos eran hechos totalmente de guatambú con una empuñadura recortada de madera y cavada solamente donde pasaba la flecha, lo que hoy conocemos como ventana del arco.

Los arcos se guardaban en un pequeño galpón al fondo de la casa de uno de los integrantes del grupo.

Lamentablemente un incendio terminó con el galpón y con todos los arcos allí guardados.

Este episodio obligaba a fabricar todos los arcos de nuevo lo que motivó en Braco la idea de construir un tipo de arco con mango de aluminio fundido. Para evitarse el engorroso trabajo de fabricar a mano las empuñaduras de madera.

Fue así como Braco sin saberlo sería uno de los precursores en el mundo de los arcos desarmables con empuñadura de aluminio.

Al fabricar las empuñaduras, Braco pudo hacer una ventana más amplia para que pasara libre la flecha y adosarle atrás de dicha ventana un acrílico con una línea vertical y puntos en colores que serviría como mira para apuntar mejor al blanco.

Durante su juventud Braco practicó arquería con quien quisiera acompañarlo, desconociendo siempre en que otras partes del mundo existía la arquería en forma organizada.

Una noche mientras miraba la televisión apreció una película documental en donde se mostraba la arquería en Francia y como eran los arcos modernos con palas recurvadas. Infructuosamente trató de imitar la recurva de los arcos que había visto pero las maderas dobladas con calor, humedad y brea volvían a enderezarse con el tiempo. Fue cuando se enteró por la radio de un pequeño grupo de arqueros se reunirían a la derecha de la panamericana camino a tigre para formar el primer club de arquería de Bs. As..

Asistió al llamado y por primera vez tuvo contacto con otros arqueros también aislados y solitarios. El grupo era muy pequeño no más de 12 personas pero alguno de ellos tenía en su poder los arcos recurvados que se mostraban en aquella película francesa, lo que permitió a Braco contactarse con la tecnología usada por los mejores fabricantes de arcos del mundo.

Fue allí cuando conoció a Víctor Arango y juntos, amigos hasta hoy, comenzaron con el arduo trabajo de fabricar las palas laminadas con madera y fibra de vidrio.

Ese pequeño grupo con el tiempo se constituyó en el primer club de arquería del País, la Asociación Argentina de Arquería.

En 1972 el equipo argentino gana el primer Sudamericano organizado por Brasil, Victor Hermida, Osvaldo Lazaron y Carlos Braco obtuvieron ese trofeo para la Argentina.

En 1973 se organiza en la Argentina el primer campeonato interclubes, habiéndose formado ya varios clubes de arquería.

Carlos Braco gana el primer puesto en tiro olímpico y a la tarde el primer puesto en tiro sin mira.

Desde ese momento Braco comienza a perfeccionar sus diseños en las empuñaduras fabricando el primer arco olímpico con empuñadura calada, para que el viento lateral no le ocasione presión de costado al arco. Debido a sus estudios sobre la filosofía y artes orientales decide que Prana sea para siempre su marca y un dragón su logo característico.

La empuñadura de sus arcos tienen el center shot o rest mas bajo que cualquier arco, acercándose así al medio geométrico y dándole mayor precisión al tiro.

También tienen la ventana contrapesada en forma opuesta en la parte inferior para lograr un absoluto equilibrio en el peso y masa del arco.

Así mismo su empuñadura tiene más bajo el radio para el pulgar y mas alto para el índice lo que permite un empuñado perfecto, natural, evitando así mismo el golpe de la cuerda en el brazo. Este sistema perfecto para la empuñadura del tirador le permite obtener una patente argentina en el año con el número .

Todos estos adelantos en un arco desarmable con empuñadura calada para el viento arrasan con los Yamaha y Hoyt todavía confeccionadas en una sola pieza y totalmente hechos en madera.

Los arqueros que comienzan a ganar en todas las categorías dicen que el arco tira solo. Convenciendo a braco que a la marca Prana se le agregue abajo la sigla TS (tira solo).

Durante años la arquería comienza a desarrollarse rápidamente por todo el país gracias a que este arco argentino el Prana TS no solo se consigue a un bajo precio sino que en precisión y durabilidad en el tiempo supera a todas las marcas importadas.

En el año 1974 se organiza una selección para definir cual arquero viajará al campeonato mundial de Suiza. El primer puesto también es obtenido por miguel Pafundi Con un Prana TS quien comenta al volver que todos los arqueros del mundial se sorprenden con este diseño de mango calado e incluso varios ofrecen comprarle el arco al Sr. Pafundi quien responde que su arco no estaba en venta.

Después de años de éxitos Prana tiene que detener su fabricación pues la federación argentina decide importar Hoyt TDS, al costo de fábrica sin pagar impuestos.

Esto genera en Braco una gran desilusión, tomando en ese momento la decisión de suspender la fabricación de arcos laminados de alta Gama, poniendo todo su esfuerzo en los arcos de escuela, gold metal, hasta hoy considerado de los mejores arcos en el mundo para la iniciación, escuelas y arquerías comerciales por su rendimiento, balance y durabilidad, también pone todo su empeño en fabricar las mejores ballestas del Mercado, obteniendo otra patente por su invención de agregar un rodillo giratorio en las cuerdas de las ballestas lo que multiplica por 10 la duración de sus cuerdas comparadas con las demás marcas mundiales.

También inventa un gatillo para ballestas que por medio de palanca y leva permite disparar cualquier ballesta de máxima tensión con una presión mínima del dedo.

Desarrolla paralelamente una serie de accesorios para las tablas de wind surf, botavaras, cajas de orza, orzas y pie de mástiles que lo convierten en el mayor fabricante de accesorios de wind surf bajo la marca Prana Glass.

En el año 1995 Prana comienza la fabricación de arcos compuestos, sacando el Black Hawk, como arco ambivalente para caza y tiro, luego los modelos de tiro Ninga con empuñaduras largas y caladas.

Con estos arcos todos los tiradores con dedos obtuvieron la mayoría de los primeros puestos durante los años 1985 y 1995.

En 1995 Prana desarrolla el modelo Milenium en sus versiones caza y tiro, con la versión de caza se obtiene en 3 torneos de indoor 300 puntos sobre 300 y se iguala el record argentino. Con la versión tiro se logran records nacionales e internacionales.

 

arcosballestasprana.com.ar